Francia desconecta fuera del trabajo


Empresas y trabajadores tendrán que acordar un horario para la desconexión tecnológica de los dispositivos profesionales

Francia aboga por regular por ley “el derecho a desconectar” del trabajo

En Francia ya es una realidad. Los asalariados del país vecino ya cuentan con el derecho a la desconexión, la última reforma laboral que entró en vigor el pasado 1 de enero y que regula el uso de las tecnologías de comunicación profesionales fuera del horario laboral. Una norma innovadora en todo el mundo y que forma parte del paquete de medidas de la reforma laboral que aprobó el Ejecutivo francés el pasado verano.

Un derecho para los trabajadores y una obligación para las empresas de más de 50 empleados, que tendrán que pactar cómo garantizan el descanso de los asalariados cuando salgan del trabajo o estén de vacaciones. Cuando no sea posible el acuerdo, será el propio empresario quien redacte las reglas en cuestión.

Ángel Largo, coordinador general de la Asociación para la Racionalización de los Horarios Españoles, explica a EL MUNDO que esta norma de desconexión relacionada con las tecnologías de la comunicación y la información es exclusiva de Francia y que en España aún no se ha planteado porque, a día de hoy, en nuestro país el debate se centra en la conciliación laboral física, es decir, en la hora a la que un trabajador abandona su puesto de trabajo. Añade que la polémica no está relacionada con la tecnología, sino con la flexibilidad. Largo asegura que sin desconexión laboral, existe más riesgo de accidentes laborales y menos rendimiento y productividad.

El debut en Francia del “derecho a la desconexión” permitirá que en el tiempo de descanso, los empleados no tengan que estar pendientes ni del correo electrónico profesional ni de herramientas digitales que estén relacionados con su puesto de trabajo.

En cualquier caso, esta nueva ley no obliga a que se apague el móvil profesional cuando termine la jornada laboral ni a que no se puedan enviar correos electrónicos que estén relacionados con el propio puesto de trabajo. Simplemente, abre la puerta a la negociación para que los asalariados no tengan que estar comprobando sus dispositivos electrónicos y puedan desconectar en su tiempo libre.

Una de las empresas pioneras en regular el uso de la tecnología entre sus trabajadores en Francia ha sido el operador de telecomunicaciones Orange. El pasado 27 de septiembre llegó a un acuerdo con sus empleados para que se estableciesen tiempos de no utilización de mensajería electrónica, en concreto durante las reuniones. Ignacio de Orúe, director de Recursos Humanos de Orange en España, asegura que “tenemos que aprender a trabajar en este nuevo entorno digital. La facilidad de acceso, a cualquier hora y en cualquier parte, favorece la flexibilidad laboral pero es necesario establecer a su vez unas pautas de correcto uso de estas herramientas. La salud de nuestras organizaciones depende del éxito en la implantación de estas medidas”.

La nueva norma francesa está dentro de la “ley El Khomri”, denominada así por el apellido de la ministra de Trabajo, Myriam El Khomri, que fomentó esta regulación porque consideraba que las tecnologías de la información y la comunicación, “si están mal controladas, pueden tener un impacto para los asalariados”.

Sin embargo, esta ley generó un duro enfrentamiento entre enero y julio pasado en la calle porque no todos los sindicatos la apoyaron, como CGT y FO.

elmundo.es

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s