Apoyo y crítica a Podemos: Activando la independencia de clase


No hace falta reivindicar ideológicamente a Podemos para entender que, hoy por hoy, poco más de lo que están haciendo se puede hacer a nivel institucional. Y más si tenemos en cuenta el nivel de desorganización y desmovilización existente a nivel de movimientos sociales y obreros.

Durante mucho tiempo hemos dicho que por mucho que el más revolucionario de los partidos proletarios llegue al poder y gobierne, siempre deberá mantenerse algún tipo de “contrapoder” desde abajo, un movimiento social con independencia política que impida que los gobernantes se burocraticen, se moderen o se pasen al otro bando.

Sería absurdo catalogar a Podemos de partido revolucionario, eso no lo dice ni La Razón, sin embargo sí se puede decir que a la burguesía no le interesa que Podemos toque poder y que la derecha mediática intenta permanentemente desestabilizar a Podemos y a los llamados ayuntamientos del cambio. El pueblo lo sabe por eso ha crecido una alternativa al PSOE hasta los 71 diputados, algo impensable hace unos años.

En todo caso se pueden hacer multitud de contrarréplicas a este análisis, quizá Podemos sea menos molesto de lo que quieren parecer, sin embargo lo que es innegable es que los movimientos sociales están pasando por unas gravísimas horas bajas. En el caso de Madrid podemos destacar el excelente trabajo de algunos centros okupados, unos veteranos y otros nuevos, impulsados por colectivos que buscan construir poder popular desde la base y que no han dejado de estar activos a pesar de la explosión de ilusión electoral del último tiempo. Algunos movimientos vecinales o ecologistas siguen movilizando y creando redes. El movimiento antifascista tampoco ha dejado de salir a la calle. Sin embargo hace falta más, mucho más, muchísimo más. Ni siquiera Izquierda Anticapitalista, en principio la corriente más radical de Podemos, está generando movilizando en la calle. El 15M perdió fuerza hasta desaparecer. Si vamos a permitirnos ser críticos con Podemos, deberíamos también ser humildes con nuestra propia realidad de debilidad en la parte que nos toca de construir un movimiento social fuerte y con independencia de clase.

Esto no es nuevo, es lo que siempre hemos dicho. Si construimos un movimiento social fuerte haremos de vigilantes necesarios, de jueces populares. Con cariño pero con firmeza.

-lahaine

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s