La coyuntura actual de la lucha político-económica (lucha de clases) en Venezuela.


El imperialismo norteamericano y la solidaridad de las izquierdas con el Gobierno bolivariano/chavista de Maduro

“Para avanzar hacia el socialismo, necesitamos de un poder popular capaz de desarticular las tramas de la opresión, explotación y dominación que subsisten en la sociedad venezolana, capaz de configurar una nueva sociedad desde la vida cotidiana, donde la fraternidad y la solidaridad corran parejas con la emergencia permanente de nuevos modos de planificar y producir la vida material de nuestro pueblo […]sólo con la participación protagónica del pueblo, con su más amplia discusión en las bases populares, podremos perfeccionar, desatando toda su potencia creadora y liberadora”. Hugo R. Chávez Frías

Las derechas y las izquierdas en Latinoamérica: La situación de Venezuela bolivariana-chavista y el Imperialismo estadunidense

La derecha venezolana ha emprendido con mayor virulencia el derrotero de la desestabilización teniendo como uno de sus ejes principales la llamada “guerra económica” que no es otra cosa que la confrontación nodal de la lucha de clases teniendo como su enemigo principal a los sectores populares y al gobierno bolivariano de Nicolás Maduro Moros. Por eso como ha dicho el antropólogo izquierdista Gilberto López y Rivas, “la revolución bolivariana se encuentra en el momento de mayor peligro, después de la muerte del residente Hugo Chávez” (La Jornada, 1-04-16). Efectivamente como lo señala este autor, la recién refrendada orden ejecutiva de Barack Obama de declarar a la República Bolivariana de Venezuela como una amenaza inusual y extraordinaria a la seguridad nacional y a la política externa de Estados Unidos “constituye una clara violación al marco jurídico internacional y a los principios de no injerencia en los asuntos internos y de igualdad soberana de los Estados. En los hechos, se trata de apoyar abiertamente las acciones desestabilizadoras de la derecha venezolana que pretende derrocar por cualquier medio al gobierno constitucional de Nicolás Maduro” (Ibid., p. 19).

La trayectoria de guerra abierta, por tanto, está ligada a las estrategias geopolíticas de Washington (Verrzi, Rebelión,13-04-2016) que ante las fuertes competencias de otras potencias (como China y Rusia) en Eurasia intenta a toda costa volver a fortalecerse a nivel mundial, teniendo como plataforma de empoderamiento económico y político los mercados y los Estados de los países de América Latina, especialmente volver a someter a las naciones de los gobiernos “progresistas” del cono sur, teniendo su mira imperialista en Venezuela, Bolivia y Brasil.

En este último país, el imperialismo estadunidense apoyado en la derecha golpista y corrupta al parecer ha logrado su propósito de destituir a la presidenta Dilma e ir avanzando en la ruda re-neoliberalización a los gobiernos resistentes a sus políticas e intereses en el continente. Como ha observado Eric Nepomuceno eso impacta geopolíticamente a los demás países de la región (y a la Alianza BRICS de Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, que quedaría como RICS), pues Brasil es una economía grande a nivel mundial y la más poderosa de América Latina. Y como ha dicho Sergio Martín-Carrillo (Rebelión, 22-04-2016) se trata de un impeachment geopolítico de contubernio del Congreso brasileiro con la derecha internacional y los intereses imperialistas yanquis (que buscan controlar recursos petroleros e hídricos del Amazonas), que como señalamos, impactan las BRICS y su Banco de Desarrollo, además del MERCOSUR, UNASUR, etcétera.

Así, la coyuntura actual que vive el gobierno bolivariano y chavista de Nicolás Maduro a mitad de su mandato constitucional, se convierte en nodal para incidir en la balanza de la lucha geopolítica entre potencias imperiales, pero también para la correlación de fuerzas de la lucha de clases de los pueblos y de los sectores proletarios y populares que resisten y luchan contra las hegemonías y dominios de los imperialismos explotadores que ejercen las empresas trasnacionales extractivistas/despojadoras, los centros financieros y las burguesías y oligarquías nacionales aliadas y subordinadas al capital mundial. Ya que como es sabido para la Casa Blanca y el Pentágono, Venezuela es el país -que por sus ricos recursos y su situación política anti-imperialista- geopolíticamente es clave para acabar de controlar el arco considerado su “patio trasero estratégico” (o “área de seguridad” que comienza en la frontera con México y termina en Colombia-Venezuela, Alberto Carral, 02-04-2016).

Es importante por ello comprender dicha situación que viene agudizándose desde finales de 2015 y que durante 2016 -y posiblemente hasta 2019- va a definir el rumbo de la revolución bolivariana, sobre todo para que las izquierdas entendamos su centralidad y actuemos en consecuencia en los apoyos políticos, sociales y morales al pueblo y al gobierno venezolanos que en estos 3 recientes meses están reposicionándose para defender su proceso transformador, sus conquistas revolucionarias y para reapuntalar sus proyectos en todos los ámbitos de la liberación y la independencia frente al imperialismo y frente a sus enemigos internos y externos.

Las izquierdas de todo el mundo y particularmente las latinoamericanas tenemos hoy un compromiso serio con la revolución bolivariana que a través de varios mecanismos y dinámicas ha emprendido rectificaciones y se está reorganizando para enmendar errores y radicalizar su proceso revolucionario y nacionalista/antiimperialista. En dicho compromiso no sólo se juega la solidaridad con la lucha de un pueblo, sino que tiene que ver también con las propias luchas de todos los pueblos de nuestramérica, pues una derrota a dicho proceso revolucionario nacional y social implicaría una derrota a los sectores proletarios y populares de todas las naciones latinoamericanas, pues el imperialismo yanqui se envalentonaría completamente y aceleraría sin diques el control y el vasallaje económico-política de corte neoliberal a costa de recursos, fuerza de trabajo, sangre extraída para incrementar su poderío para hacer frente a las potencias geopolíticas enemigas que le están disputando en varios rubros su hegemonía indiscutible que pretende ser unipolar.

La derecha y la ultraderecha venezolana nacional coaligada en la Mesa de Unidad Democrática (MUD) que logró mayoría en las elecciones para renovar la Asamblea Nacional (Parlamento) en diciembre de 2015, carece de un proyecto viable y fuerte de gobierno y de conducción político-económica para dar alternativa a la crisis que vive Venezuela debido al empantanamiento y retroceso de su economía y de las transformaciones anti-neoliberales y progresistas. Contexto provocado por el escenario capitalista internacional con destacada participación de los Estados Unidos en la baja de los precios petroleros y de materias primas y con la actuación boicoteadora, saqueadora y corrupta de la gran burguesía, de la burguesía y de la burocracia venezolana antichavistas y sectores que se montaron sobre el chavismo, particularmente durante el periodo de Hugo Chávez como presidente. Además de múltiples errores de la política económica, monetaria-financiera y de actuación político-social, comunicacional y moral de los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro desde 1999 a marzo de 2016.

La MUD También carece de un Plan unificado de cómo tomar el control del gobierno a raíz de ser mayoría en la composición de la Asamblea Nacional (legislativa) después de las elecciones en las que como derecha general apenas crecieron 4.2% en relación a las elecciones anteriores, pero que fue suficiente ante el derrumbe electoral del chavismo debido sobre todo a la apatía y decepción de sectores populares que antes lo apoyaron decididamente.

En efecto, para la derecha una cosa es ganar el poder legislativo y otra apoderarse del aparato central del gobierno estatal, del ejecutivo y por supuesto del militar. Su apuesta inmediata fue la ley de Amnistía que fue aprobada por su mayoría pero fue calificada de “criminal” por querer liberar a todos los participantes responsables intelectuales y materiales de las asonadas, “guarimbas” y provocaciones violentas donde hubo decenas de muertos y centenas de heridos Dicha Ley a iniciativa de Nicolás Maduro fue enviada al Tribunal Supremo y fue hace unos días rechazada por inconstitucional, lo que significó un duro revés a la coalición MUD. Como alternativa el presidente venezolano recién creo una Comisión por la Verdad para esclarecer los sucesos violentos provocados desde 1992 a 2014.

Así, dicha apuesta por realizar la Ley de Amnistía para iniciar el camino del apoderamiento jurídico que garantizara su fortalecimiento mediante la excarcelación de varios de sus líderes antichavistas y antibolivarianos (“fascistas” como Leopoldo López -formado en Harvard-, provocador de las “guarimbas” de 2014 donde hubo varios muertos y decenas de heridos) quedó cortada por el momento, y con ello su guerra económica y política ha quedado unilateralizada, es decir sin la cobertura jurídico-legislativa. Sin embargo, buscan y debaten otras vías y formas conspiratorias en concupiscencia con la embajada yanqui para derrocar al gobierno chavista de Maduro (p. e. referendo revocatorio del mandato de Maduro2, acortamiento de su periodo presidencial3, tácticas “guarimberas” donde cierran las calles y queman edificios, magnicidio, intervención militar, captación de oficiales de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana para golpe de Estado y/o sublevación militar4, etc.) hacerse del poder político estatal y a partir de ello revertir las políticas sociales y populares y reiniciar las políticas neoliberales como son, entre otras, privatizaciones de empresas estatales claves (Petróleos de Venezuela, Corporación Eléctrica Nacional, etc.) y dar manga ancha a la trasnacionalización y a la acumulación capitalista desposesionadora de riquezas y explotadora despiadada de fuerza de trabajo.

Las facciones y líderes derechistas tantean opciones en lo inmediato y lo mediato, pero ante ese impasse coyuntural y ante el agudizamiento de la crisis económica y política del Estado-gobierno progresista que afecta su gobernabilidad y su proyecto antineoliberal o posneoliberal y antiimperialista frente a las necesidades de los sectores populares que han visto y percibido que sus condiciones de vida han mermado, pues la renta petrolera ha caído estrepitosamente en los dos últimos años y por tanto su redistribución social y sectorial ha sido debilitada e intervenida por la iniciativa privada. La corrupción, la burocratización y el alejamiento hacia esas masas se han hecho evidentes y peligrosas ante la espinosa y delicada situación de asonada contra el gobierno de Nicolás Maduro Moros incluso atentando contra su vida (como pasó con Fidel Castro y con Hugo Chávez). Maduro mismo ha denunciado estos hechos conspiratorios, intervencionistas y golpistas que se hicieron descarados con la publicación el 13 de abril de la editorial titulado “Venezuela requiere desesperadamente una intervención política” del periódico norteamericano derechista The Washington Post.

Si ello ocurriera en el periodo inmediato, evidentemente significaría el fin del proceso de reformas y transformaciones de beneficio popular y por ende el fin de la resistencia masiva y politizada de amplios sectores de la población movilizada contra el neoliberalismo y el imperialismo yanqui; o sea detenimiento de ese proceso progresista y nacionalista y el regreso al neoliberalismo rapaz e imperial.

El gobierno bolivariano a partir de su derrota electoral reciente ha venido escuchando propuestas, críticas y voces de sectores politizados de las izquierdas venezolanas e internacionales y ha estado diseñando y promoviendo un magum proyecto que pretende revitalizar y recuperar rumbo revolucionario bajo una nueva fase; que responda con mayor profundidad popular a partir del impulso y respaldo gubernamental a los desafíos de esta grave situación de guerra y boicot económico y político interno y externo (básicamente comandado por el gobierno imperialista de Obama y sus burguesías aliadas5), centrado en el desabasto de los productos básicos, el derrumbe de los precios internacionales del petróleo y otras materias primas, la inflación galopante de más de 200&, la inseguridad y la violencia manifestada en linchamientos, asaltos y secuestros, la caída de los salarios y del nivel de vida y la devaluación gigantesca de la moneda nacional: el bolívar. Todo esto definitivamente ha sido fundamental para la “decepción”, pérdida de confianza y de legitimidad ante amplios sectores del pueblo, principalmente los menos politizados y los vulnerables de esa guerra económica, política y desde luego ideológica y discursivo-propagandística (agudizamiento de la lucha de clases y de facciones). E incluso también de desconfianza y fuerte crítica de varios grupos y personajes (como Toby Valderrama y el general Miguel Rodríguez) del “chavismo en diáspora”, igualmente de sectores a la izquierda del chavismo oficial y del PSUV (Partido Socialista Unido de Venezuela) como el Partido Comunista o como Marea Socialista que perciben que no ha habido suficiente reconocimiento de las aberraciones económico-político-sociales, ni suficiente rectificación y se ha caído en la ineficiencia, el corrimiento hacia el centro, las corruptelas, la desviación del legado original de Hugo Chávez y la burocratización de las políticas públicas de los gobiernos de los últimos años de Chávez y los que van de Maduro6.

Ante todo ello, el gobierno de Maduro (con fuerte presión de las masas, sobre todo las más politizadas) ha decidido impulsar y poner en movimiento bajo un nuevo Plan de la revolución una serie coordinada de procesos, medidas e iniciativas defensivas y radicalizadas que ha emprendido “desde arriba” pero con fuente impulsora-retroalimentadora y destino “desde abajo” y poniéndose al servicio de las resoluciones y propuestas trabajadas y discutidas que los sectores populares. Esto con el fin de ir superando los problemas, déficits, estancamientos y trabas de los últimos años y especialmente de la crisis de desabasto debido a los complots, boicots, contrabando, acaparamientos, mercado negro, “bachaqueo” (reventa de productos subsidiados) y caída de los precios internacionales de los combustibles; y con ello hacer frente a la Asamblea Nacional pro oligárquica y pro imperialista. Eso es algo que hay que reconocer, apoyar y difundir por parte de todas las izquierdas a manera de apoyo/solidaridad y, como decíamos, de auto apoyo a las luchas populares y de clases a nivel internacional y especialmente del continente americano y de Latinoamérica.

Reconstitución de la Revolución bolivariana y la solidaridad internacional

Básicamente aquí mencionaremos las 3 iniciativas conjuntas gobierno-sectores populares (como consolidación del bloque histórico) más importantes y destacadas:

Nueva Agenda económica bolivariana de 15 motores: agroalimentario; farmacéutico; industrial; nuevas exportaciones; ecomunal, social y socialista; hidrocarburos; petroquímica, minero (arco minero del Orinoco); turismo nacional e internacional; construcciones; forestal; militar industrial (fuerzas armadas nacionales bolivarianas); telecomunicaciones e informática; bancario financiero; de las industrias básicas estratégicas y socialistas (creación de un ministerio del poder popular de las industrias con fuerte participación obrera).

Congreso de la Patria y activación de las comunas7: el pueblo en una nueva ética colectivista y movilizado, teniendo las asambleas previas y el propio congreso como espacio para los debates, los balances, las propuestas, las críticas y las autocríticas. Desde febrero se instaló el Comité Promotor de dicho plan estratégico conformado por 100 voceros populares de todo el territorio y trabaja en cinco áreas fundamentales: i) La discusión de estrategias para la construcción del nuevo bloque histórico, en el sentido de aportar al fortalecimiento de la conciencia progresista de los pueblos del mundo. ii) La promoción de nuevas formas de organización, que tomen en cuenta el factor de la territorialidad y la articulación del poder popular en cada una de sus localidades. iii) La construcción de una nueva hegemonía cultural, basada en los valores del patriotismo, el humanismo y la justicia social. iv) Construcción del nuevo modelo económico productivo, dirigido a lograr la independencia de la nación. v) Profundizar las distintas vías de lucha, trascendiendo la electoral que ha sido un terreno de importantes victorias para el pueblo chavista.

En abril se realizaron los diferentes capítulos nacionales por sector en donde participaron miles de delegados y voceros: Educación, Juventud, Comunas, Campesinos e indígenas8, organizaciones y movimientos, Clase obrera9 y Cultura, por ejemplo en este último Capítulo las propuestas del sector recopiladas en 24 documentos, a través de 144 voceros, las cuales fueron construidos de manera colectiva por más de 13.000 participantes en las 439 asambleas patrióticas realizadas en las 24 entidades del país y 168 municipios, así como en 130 talleres de traspaso metodológico. Todos los capítulos discutieron, analizaron y crearon documentos colectivos y democráticos de posiciones, aportaciones propuestas reflexionadas y argumentadas sobre la base de su experiencia social (y siguiendo la orientación de las tres “Erres”: Revisión, Rectificación y Reimpulso). Éstas se vertieron en la Plenaria Nacional que se instaló el 13 de abril (recordando la reinstalación de Chávez al poder después del golpe del 11 de abril de 2002 por la resistencia popular-militar) con más de 10 mil [email protected] y [email protected]; el 19 se presentaron las conclusiones que se plasmarán en un Plan de desarrollo estratégico en lo comunicacional, en lo económico y en lo cultural (con planes de paz), y allí se declaró en permanencia dicha plenaria como espacio orgánico de encuentro y gobierno del pueblo; además de la creación del Comité Nacional Coordinador del Congreso de la Patria basado en los movimientos sociales organizados.

Reimpulso a la Gran Misión Barrio Adentro 100% que es una Gran Brigada Nacional de la salud con la participación de médicos venezolanos, la brigada médica cubana y la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba). Reactivación y defensa también a la Gran Misión de Vivienda Venezuela (GMVV)10 ante la Ley de privatización impulsada y aprobada por la mayoría opositora de derecha de la Asamblea Nacional. Y el replanteamiento de una estrategia de acercamiento discursivo comunicacional y de contacto con el pueblo con el fin de renovar los mensajes, los discursos, los relatos y la simbología del gobierno del poder popular.

Además señalamos otras medidas complementarias coyunturales:

Racionamientos y ahorros. Debido, por un lado, a los sabotajes de diversos tipos que afectan el nivel de vida de la población trabajadora y pobre, implementados por la burguesía y la gran burguesía y sus aliados nacionales e internacionales; y, por otro, debido a dos años de sequía que ha padecido Venezuela debido al fenómeno del “Niño”; se están llevando a cabo programas, informaciones y propagandas intensivas y explicativas para invitar y efectuar entre la población ahorros principalmente de agua y de electricidad. Respecto a la generación de energía eléctrica se está planteando cambios de paradigma hacia energías renovables para no depender de la hidroeléctrica Guri.

Comisión de la Verdad. Ante el fracaso y como contraparte a la Ley criminal de Amnistía y Reconciliación impulsada por la derecha agrupada en la MUD de la Asamblea Nacional, el gobierno instaló el pasado 12 de abril la Comisión por la Verdad, la Justicia, y la Reparación de Víctimas de Venezuela, para esclarecer sucesos y hacer justicia a la víctimas de los hechos violentos de 2002 a la fecha en diferentes situaciones de enfrentamientos, disturbios y atentados.

Negociaciones con países petroleros. El gobierno venezolano impulsó y participó en la reunión internacional de la OPEP y otros países petroleros como Rusia, llevada a cabo en Doha Qatar e l 17 de abril, para implementar medidas de contención de la producción petrolera a fin de detener la caída de los precios del petróleo. Aunque sabemos que fracasó debido a rivalidades entre países e intereses (Irán no participó), el gobierno venezolano de Maduro ha sido un actor consecuente en la defensa de su economía dependiente todavía de la renta petrolera.

Confrontación diplomática firme y contundente del gobierno venezolano con los imperialistas interventores descarados como los dirigentes de los gobiernos de EUA, de España y de parlamentarios de países de la Unión europea, así como de varios medios de comunicación como televisoras y periódicos de esos países.

Así pues, cabe subrayar de manera destacada la apertura de dichos espacios de deliberación y organización popular-democrática y la alianza con los diversos sectores populares del chavismo y de los neochavistas. Se está planteando especialmente con el Congreso de la Patria en acción, pues, una mayor participación popular, protagonismo, expresiones y propuestas de los sectores organizados y para organizarse, fortalecer la relación con el ejército patriota para desbaratar intentonas de golpe militar (incluso de asesinato al presidente como probablemente hicieron con Chávez: Goliger en Rebelión, 23-04-16) con el pueblo movilizado, radicalizado y crítico.

El discurso directo explicativo de los funcionarios chavistas-maduristas y especialmente el del propio Nicolás Maduro que posee una capacidad didáctica especial por su sinceridad y la manera de trato sencillo con los pobladores, aunque muchas veces su discurso lo liga al sentido cristiano y tal vez sea una arma de dos filos, pero que en la coyuntura puede significar ganar reconocimientos de la mayoría de población católica e incluso cristianos (evangelistas) populares no así del alto clero católico. Dicho discurso y actitud comunicativos adquiere hoy día un peso muy importante (junto con el papel que tiene la Televisora chavista Venezolana de Televisión -VTV- en sus programas, spots e informaciones cotidianas) para enfrentar al bloque de las fuerzas golpistas agrupadas en la MUD en vinculación con los industriales saboteadores de Fedecámaras-Fedeindustrias y la embajada norteamericana en ese país que se vuelcan hacia las neo-privatizaciones.

La solidaridad internacional es vital ante la agresividad del imperialismo y todo lo que se juega para nuestramérica y los pueblos del mundo en lucha liberadora, en esta coyuntura de la revolución bolivariana en la nación venezolana. Así lo han entendido y hecho durante estos días recientes de abril organizaciones internacionales como la Red de intelectuales y artistas de la Red en Defensa de la humanidad, reunida en Caracas con su manifiesto con su Declaración “Detengamos la ofensiva de recolonización conservadora” (Rebelión , 19-04-2016), las más de 40 organizaciones españolas que acaban de suscribir el Manifiesto por Venezuela bolivariana (Rebelión, 21-04-16) y la Tercera Jornada Mundial de Solidaridad de Venezuela llevada a cabo el 19 de abril por organizaciones sociales y políticas nacionales e internacionales en la principales capitales del mundo (incluida la ciudad de México). Igualmente se ha planteado un congreso de la Patria Internacional para el 14 de julio en honor de Francisco de Miranda en la Venezuela misma.

Otra propuestas para fortalecer el poder popular

Finalmente es importante resaltar algunas propuestas importantes y necesarias que han sugerido varios analistas nacionales e internacionales de izquierdas respecto al fortalecimiento de los rumbos que debe ir tomando la recomposición actual del proceso revolucionario bolivariano en la Venezuela de Nicolás Maduro, entendiendo que se vive, pues, una coyuntura crítica y transicional.

1) Se tiene que revisar profundamente la política del gobierno de alianzas con empresarios para construir el “socialismo del siglo XXI”, pues como ha observado atinadamente López y Rivas el empresariado o “sector productivo” por más “nacional” o “patriótico” que se presente siempre responderá a sus intereses de ganancias privadas y no pueden ser aliados en “pactos”, por ejemplo para el “abastecimiento interno”. Así, sucede lo mismo pero con más poder geopolítico de clase con las relaciones con las trasnacionales en todos los ámbitos de la economía, la producción e importación de los productos y mercancías, la distribución, la tecnología y las formas de vida que promueven estilos capitalistas de consumo, de relaciones y de vida cotidiana bajo dominio de la propiedad privada.

2) Para no caer en el extractivismo y en el productivismo populista que repita formas de producción y de consumismo enajenadas, se tiene que priorizar el valor de uso de los bienes, de las relaciones sociales y con la naturaleza; en una época de crisis civilizatoria global y de destrucción climática del planeta se tiene que desarrollar una producción integral (productos, objetos, tecnologías, energías, convivencias, consumos, vida cotidiana, diversiones, etc.) sustentable, sostenible, de reciclaje, ecológica y basada en la calidad de la vida, la autogestión y el control ciudadano colectivo de territorios, espacios y modos de vida alternativos. En la propia Venezuela ya han ido creciendo los grupos ecologistas de izquierda que plantean una «Venezuela ecológica»11 y de «territorios energéticamente sustentables»12.

3) Se debe controlar con toda firmeza el sistema financiero venezolano ya que es un enorme centrífugo de divisas al exterior. Según la información del Banco Central de Venezuela, citadas por Orlando Caputo (Rebelión, 14-04-2016), la inversiones en Venezuela en el exterior son de 284 mil millones de dólares (del sector público son 111 mil millones y del privado 172 mil millones); a decir de este autor: “los recursos de Venezuela en el exterior, están sirviendo para financiar en parte los grandes déficits de los Estados Unidos, al mismo tiempo de que en Venezuela hay una escasez aguda de bienes esenciales”; y luego sentencia con toda razón: “Es necesario retomar la iniciativa y dar un salto cualitativo en el proceso revolucionario, denunciando el robo de la renta petrolera a que ha sido sometida Venezuela por parte de la burguesía venezolana, sectores de la burocracia, aliados con el imperialismo, si no hay un cambio cualitativo, la revolución bolivariana será derrotada” (p. 8). Así pues, es prioritario y urgente que sistema financiero (bancario-crediticio) esté completamente en manos de pueblo y de su administrador: El Estado bolivariano bajo un nuevo rol: vaso comunicante entre los ingresos del país y la planificación integral de la economía (Adolfo Guevara, Rebelión, 23-04-2016).

4) El gobierno popular, los partidos y las organizaciones de izquierda y socialistas, los movimientos sociales, el Congreso de la Patria plenario permanente (con todos sus capítulos coordinados y cohesionados), las misiones de vivienda, los consejos comunales y las comunas deben activar y confluir en una Dirección Nacional para la planificación integral de la Economía (Idem) y de la conducción política, sociocultural y ética del proceso revolucionario en la nación venezolana. Pues como lo ha señalado Guillermo Almeyra (para el caso cubano: La Jornada, 24-04-16, p. 15) es el pueblo venezolano consciente y movilizado, discutiendo, proponiendo e interviniendo, el verdadero protagonista de la lucha por la liberación nacional y por la construcción de elementos de socialismo en la democracia plena, en la autogestión y las decisiones libremente asumidas después de discutirlas en asambleas, la solidaridad en la lucha por los propósitos comunes, información popular amplia y democrática que dé los elementos a los trabajadores para comparar, decidir y comprender su realidad interna y externa. En esa tendencia, como vimos, conduce el resultado del Congreso de la Patria que defiende sus conquistas revolucionarias, radicalizando su democracia popular y de clase.

Notas
Miguel Ángel Adame Cerón, Antropólogo mexicano, ganador de “mención honorífica” en el X Premio Libertador de América al Pensamiento Crítico, premio recibido en la hospitalaria Caracas el pasado 12 de abril.

2 Impulsado principalmente por el líder opositor derechista y excandidato presidencial, el gobernador de Miranda Henrique Capriles, quien sigue llamando a movilizaciones ante el Consejo Nacional Electoral (CNE) para presionar sobre la implementación del revocatorio. Cfr. La Jornada, 26 de abril de 2016, p. 23.

3 El 25 de abril el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela cerró la posibilidad de que el Parlamento Asamblea Nacional de mayoría opositora recorte el mandato del presidente Nicolás Maduro, como se lo abía planteado por medio de una enmienda constitucional, ya que vulneraría la Carta Magna, de acuerdo con una sentencia publicada este día. Cfr. La Jornada, 26 de abril de 2016, p. 23.

4 Véase las declaraciones del Ministro Venezolano de Defensa Vladimir Padrino, en La Jornada, 25-04-16, p. 24.

5 Por ejemplo manteniendo al gobierno de Venezuela como peligroso a sus intereses, además de los ataques de la derecha y el gobierno de España a través del presidente Mariano Rajoy y medios de comunicación como la televisora Antena 3, empresa que confeccionó y transmitió su programa “Venezuela al límite” que “presenta a Venezuela como una nación sumida en la pobreza, la miseria y el caos (Luigino Bracci, 12-04-16). Así, Nicolás Maduro ha respondido al derechista Rajoy con calificativos duros, reaccionando éste llamando a consultas a su embajador en Venezuela.

6 Véase por ejemplo la entrevista de Eva María a César Romero militante de la juventud Marea Socialista, Rebelión, 12-04-2016.

7 Recuérdese que en Venezuela existen más de 40 mil consejos comunales y más de mil comunas en todo el país.

8 Véase el dossier de la Confederación Bolivariana Indígena de Venezuela (CONBIVE) en http://www.aporrea.org/actualidad/a226677.html

9 En este capítulo los obreros, considerados como clase fundamental para el nuevo modelo económico, dieron a conocer ocho ejes de trabajo para fortalecer la producción en el país, afectada por la guerra económica de la derecha que emplea el saboteo, acaparamiento y encarecimiento de los costos de los alimentos y productos básicos. Se anunció allí que a partir del 1º de Mayo en cada empresa pública y estatal se instalarán juntas directivas conformadas también por integrantes de la clase obrera, que tendrán como tarea fortalecer el aparato productivo y hacerle frente a cualquier irregularidad. Véase http://www.aporrea.org/actualidad/n288853.html

10 La GMVV fue creada por el Comandante Hugo Chávez , como política social para atender, en un principio, a las familias venezolanas que habían perdido sus hogares tras las intensas lluvias registradas en el territorio nacional a finales del año 2010 y principios de 2011.Posteriormente, la misión se extendió al resto de la población venezolana que por razones económicas no habían podido adquirir un techo propio. En 2016 llegó a un millón y medio de viviendas construidas en el país, cfr. http://www.conelmazodando.com.ve/pueblo-venezolano-se-moviliza-en-rechazo-a-ley-de-privatizacion-de-mision-vivienda/

11 En nuestra visita reciente a Venezuela invitados por el Ministerio del Poder Popular para la Cultura contactamos con algunos de ellos, en especial con la organización Sistema Inteligente de Reciclaje Venezuela Ecológica, Fundació[email protected], responsable Rafael Sáez.

12 Véase Pantin que entrevista a Alejandro López González, Rebelión, 26-04-16.

-rebelión.org

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s