Tras la banca, Rajoy prepara el rescate de las autonomías quebradas a costa del desempleo y de los ciudadanos


“Este año el Tesoro va a pedir 230.000 millones de euros, que no es una cifra menor. Entre otras cosas, tenemos que acudir a la financiación de una mayoría de comunidades autónomas que no pueden acudir al mercado. A veces no nos damos cuenta de estas cosas. Usted puede pintar en el presupuesto un déficit del 10%, lo cual significa que ese 10% tiene que pedirlo. Y si luego no se lo dan, ¿qué hace? Se queda con el déficit pintado, pero no sirve absolutamente para nada. Por tanto, hay que actuar con equilibrio, hay que reducir el déficit —vamos a ver cuál es la senda del déficit— y a la vista de eso, actuaremos”.

Estas palabras, pronunciadas por Mariano Rajoy en su última comparecencia en el Congreso, dejaron temblando a muchos periodistas en la tribuna. A la oposición no le inquietó lo más mínimo, claro. Ni una sola formación de la partitocracia española está en contra de las autonomías, a pesar de que las últimas encuestas dan una abrumadora mayoría ciudadana en favor de su supresión. Pero los partidos y los sindicatos ven en el poder político su subsistencia y la de sus familiares y amigos que después les emplearán si pierden las elecciones. Un endiablado mecanismo a costa del contribuyente que se ha arraigado y es imposible demoler.

230.000 millones de euros… ¿Como piensa Rajoy que podremos pagarlos? Su discurso comparándose con el político socialdemócrata sueco Goran Person en favor de reducir el déficit y pagar las deudas, casa poco con esta elefantiásica petición que va a hacer el Tesoro de España. La solución al enigma de este doble lenguaje es sencilla: Rajoy está dispuesto a recortar y privatizar todo… menos las autonomías, los ayuntamientos o las empresas públicas subvencionadas. Es decir, todo menos la “casta” política, sindical y mediática.

En economía se llaman “empresas zombies” y pueden ser públicas o privadas. Deben tanto a los bancos o al Estado, pierden tanto dinero y son tan grandes, que chantajean con su suspensión de pagos. Necesitan endeudarse cada vez más para pagar sus enormes gastos, porque son incapaces de frenarlos. Para muestra un botón, muy pequeñito pero sangrante, Sé el caso de una universidad madrileña, la Rey Juan Carlos para más inri, que el mismo año que despedía a 200 profesores gastaba 150.000 euros en una subvención a la universidad complutense, favor con favor se paga. El salario de los profesores no alcanzaba esa cifra, pero el “hoy por ti y mañana por mi” entre los rectores era más prioritario.

Es solo un ejemplo, pero hay miles. Prefieren comprar bombillas para los próximos 20 años a mantener el empleo, o hacer obras sin parar antes que apoyar a las pymes. Vean nuestros municipios y carreteras y verán como las grúas no han descansado, se siguen poniendo aceras, jardines, asfalto y hasta flores y macetas públicas a precio de oro. Las comisiones, claro…

No, no habrá recorte de la “casta política” ni lo habrá, todo lo contrario: aumentan la deuda y el que venga detrás, que arree. Confían en que lo que pierda el PP o el PSOE lo recuperen UPyD o IU y luego se reproducirá el “pacto andaluz” para la izquierda o el de PP-UPyD en varios municipios de Madrid. O si hiciera falta, entre PP y PSOE, con PNV y CiU como apoyos bajo cuerda. Saben como hacerlo y lo harán, mientras los ciudadanos asistirán una vez más impasibles al juego de manos de los trileros con los medios de comunicación brindando cortinas de humo a precio de saldo (el oro ya mudó a otros lares).

-espía en el congreso

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s