El Club Bilderberg apuesta por Ciudadanos para evitar “la insurgencia de un partido patriótico y contrario a la élite mundial”


Prevenir la salida de Grecia del euro, desacreditar la campaña británica para su salida de la Unión Europea y canalizar en el partido Ciudadanos la creciente desafección de los votantes españoles hacia los partidos tradicionales, fueron tres de los principales asuntos acordados durante la reunión anual del Club Bilderberg celebrado en Austria.

“La Unión Europea no tolerará la insurgencia de un partido antimundialista en España”. Las palabras del exsecretario general de la OTAN y miembro de Bilderberg, Javier Solana, fueron reveladas por una periodista experta en el manejo del elitista club. Los miembros de la organización están en contra de los partidos identitarios o contrarios a que los países europeos cedan su soberanía a favor de una institución supranacional”.

Bilderberg considera que “los patriotismos son peligrosos”. ¿Peligrosos para qué? Para la propuesta de Javier Solana, exsecretario general de la OTAN y miembro de Bilderberg: “Europa puede y debe ser una especie de laboratorio de lo que pudiera ser una especie de gobierno mundial”.

Por eso, cuando el actual presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, recibió en julio pasado una invitación para incorporarse a las “reuniones de trabajo” de Bilderberg, estaba siendo elegido para representar los intereses del selectivo club en medio de la convulsionada arena política española. Construir una España a la medida de la élite global y no de los españoles, es uno de los objetivos del club. Esa intención recuerda el planteamiento de David Rockefeller (fundador de Bilderberg y de la Comisión Trilateral), quien, a mediados de la década de 1990, aseguró: “Algo debe reemplazar a los gobiernos y el poder privado me parece la entidad más adecuada para hacerlo”.

Los planes de Bilderberg para España pasan sin embargo por la influencia de partidos que estén estrechamente dirigidos por los que tienen el poder económico. El riesgo de que la desafección ciudadana hacia las ineficientes instituciones democráticas fuese canalizada por una formación en la órbita de la extrema derecha llevó a los miembros de Bilderberg a poner en marcha las operaciones de promoción de Ciudadanos y Podemos como posibles recambios a los partidos hegemónicos desde 1982. Para bloquear cualquier salida patriótico-identitaria a la pérdida de credibilidad de la oligarquía de partidos, con el riesgo además de un acercamiento de España a Rusia, los socios del Club acordaron relanzar las opciones electorales de Albert Rivera. Ellos son los que deciden a quién promocionar y a quién no. Los socios poseen los bancos más importantes, por lo que hacen y deshacen lo que quieren ya que ellos tienen el dinero y el poder. El Club está formado por los poderosos y ricos del mundo, desde jefes de gobierno hasta la realeza europea. También los grandes de los medios de comunicación. Entre los españoles asistentes al encuentro de Austria figuraron la heredera del imperio del Santander, Ana Patricia Botín. Y, cómo no, el omnipresente Juan Luis Cebrián. Precisamente, un banquero próximo a Botín declaró el pasado mes de junio que abogaba por la creación de “una especie de Podemos de derechas”, en clara referencia a Ciudadanos.

“La UE y la moneda común es el proyecto favorito del club Bilderberg y si este pilar del Gobierno global empieza a desmoronarse, va a socavar lo restante de la arquitectura del Gobierno global”, afirmó el periodista Paul Joseph Watson. De ahí la importancia de “tener atados y bien atados” a todos los partidos con opciones para la gobernabilidad. En el caso de Ciudadanos, tras la última cumbre de Bilderberg, sus dirigentes parecieron captar el mensaje y comenzaron a marcar diferencias con los sectores españoles más conservadores en asuntos como el adoctrinamiento de género, la aceptación del aborto, el apoyo a los matrimonios entre personas del mismo sexo y el respaldo a la llegada ilimitada de refugiados sirios, entre otros. Era lo que se esperaba de ellos. Eso o la marginalidad económica y mediática.

Hubo un suceso clave para entender hasta qué punto el partido de Rivera está dispuesto a combatir cualquier opinión que cuestione los ‘dogmas’ de la ingeniería social. El líder de Ciudadanos bloqueó la candidatura de Alfredo Perdiguero, el subinspector de la Policía colaborador de ‘La Ratonera’ y secretario del sindicato SIPE, que tenía previsto integrar la lista de la formación en la Comunidad de Madrid, por afirmar en Twitter que “muchas mujeres ponen denuncias falsas” de violencia de género y quejarse de que “en cuanto se denuncia malos tratos físicos o psíquicos se manda detener a la pareja.

Además de los asuntos concernientes a España, el grupo acordó intentar seguir aislando a Rusia, suministrando armas al Ejército ucraniano y fomentando un amplio enfrentamiento con la OTAN.

Este sería uno de los pasos para inhabilitar al BRICS en el desafío al sistema unipolar.

La invitación a Jim Messina, consejero delegado de Messina Group, una de las organizaciones detrás de la campaña de reelección de Obama en 2012, evidencia que la elección de Bilderberg para las presidenciales del 2016 es Hillary Clinton, también entre los invitados.

Daniel Estulin, uno de los principales expertos en este club, cuenta que se constituyó del 29 al 31 de mayo de 1.954, en un hotel de una localidad holandesa, el Bilderberg, de ahí su nombre.

“En la primera reunión, se acordó que se fundaba, para tratar las complejas relaciones del mundo, ya que se descubrió que USA y Europa Occidental no estaban trabajando coordinadamente, de ahí que se acordaran debates regulares y confidenciales en pro de un mejor devenir de occidente, tras el difícil periodo de posguerra. El fundador fue el príncipe Bernardo de Holanda. El sacerdote jesuita y masón de grado 33, Joseph Rettinger, uno de los miembros más importantes del Club, se dice que fue en realidad, su verdadero fundador. Miembros claves “de dos de las familias más poderosas del mundo, escogieron personalmente 100 participantes procedentes de la élite mundial con el secreto propósito de cambiar Europa”. De estos debates se salen con unas ideas de consenso comunes para todos, de ahí que las políticas de los países, a pesar de ser de distintos signos ideológicos, sean las mismas para todos. Aunque alguien quiera comprar una invitación para asistir a una sesión de este Club, es totalmente imposible. El asistente debe ir solo, sin familiares ni nada, y los de su seguridad, no pueden asistir a las conferencias y deben comer en una estancia aparte. Está prohibido que los asistentes ofrezcan entrevistas a los periodistas. Para cada reunión se alquila un hotel completo, el cual es revisado por agentes de la CIA y el Mossad; se revisan también los planos del edificio y a los sospechosos se les envía a sus casas durante los 3-4 días que dura el congreso… El país donde se realiza la reunión, despliega militares, servicios secretos, policía local y nacional y guardias privados; cualquier cosa para la seguridad de los más poderosos, es poco. Todos los gastos de los asistentes, están incluidos, pues los paga el Club. Según se lee, “en 2.003 la factura telefónica de David Rockefeller ascendió a 14.000 € en 3 días”. Los cocineros, son los mejores del mundo. Una de estas reuniones de 4 días cuesta unos diez millones de euros, o sea, más de lo que cuesta pagar un viaje del Papa o un presidente de EEUU, claro que éstos dos, son menos importantes que los socios del Club.

El Grupo organiza cuatro sesiones diarias, 2 cada jornada, menos el sábado que sólo es una temprano, pues por la tarde hay actividades de ocio como el golf, viaje en helicóptero, etc. Cada país envía normalmente una delegación de 3 representantes: un industrial, un ministro o un senador y un intelectual o editor; quien más envía es USA, pues es el país más grande; países pequeños envían menos delegados. El número máximo de delegados es de 130, dos tercios de Europa y el resto de EEUU y Canadá. La mayor parte de los delegados hablan inglés, aunque la segunda lengua de trabajo es el francés.

La regla de Chatham House consiste en que los participantes de una reunión pueden divulgar la información que se ha generado en ella, pero deben guardar silencio acerca de la identidad o afiliación de quienes la han facilitado…, con ello la gente puede hablar a nivel individual, sin tener que decir dónde lo han oído, ni quién lo ha dicho. Los participantes dicen que asisten como ciudadanos privados, y no como representantes con un cargo determinado.

Los miembros del Club, pueden vender armas y drogas a otros países e interferir en las políticas de otros países. El Bilderberg siempre ha sido administrado por un reducido número de personas, nombradas por un comité de sabios del propio Club. Los miembros no siempre están de acuerdo en los temas que tratan, así por ejemplo en la guerra contra Irak, hay controversia, pues el verdadero motivo era la gratuidad del petróleo y del gas natural para USA y algunos decían que no debieron decir lo que dijeron del por qué lo invadían, sino el auténtico motivo. Por ejemplo, como Tony Blair no incluyó a Gran Bretaña en la moneda única, fue cambiado por otro más maleable: John Major. John Williams dijo que algunos de la élite occidental van para hacer presión en lo de: “lo que es bueno para los bancos y los grandes empresarios, es bueno para todo el mundo. Es inevitable y revierte en beneficio de la humanidad.” A uno de los fundadores del Club, Otto Wolff von Amerongen, se le reconoce el mérito de empezar relaciones comerciales entre Alemania y la antigua Rusia, pero también tiene vínculos nazis y participó en el robo de acciones a los judíos durante la Segunda Guerra Mundial; de él se decía que fue espía nazi en Portugal; su trabajo consistía en vender el oro saqueado de los bancos centrales y las acciones robadas a los judíos; también comerciaba con tungsteno, que se usaba para fabricar rifles y artillería.

Existen una serie de normas para participar en las reuniones, como el número de asistentes de cada grupo y el tiempo de participación de cada uno (5 ó 3 ó 2 minutos). Se aconsejan a los participantes que se preparen sus intervenciones; los pocos documentos que el Club distribuye (precisamente para que no quede constancia de lo que se trata en estas reuniones) ponen: “’Personal y estrictamente confidencial. Prohibida su publicación’. Existen aproximadamente 80 miembros activos que asisten cada año de forma continua a las reuniones, y luego un número variable de personas invitadas; algunos son por ejemplo, expertos en alguna materia sobre la que se desea saber, etc. Bill Clinton, Tony Blair, Romano Prodi y George Roberston, asistieron al Club y poco después fueron nombrados presidentes de sus países. Otros asistentes han sido Esperanza Aguirre y Jordi Pujol (quien no cuajó en la reunión y se le apartó definitivamente del mismo). Miterrand, después de fracasos continuos, fue resucitado por orden del “Comité de los 300” (el hermano mayor de Bilderberg); le cambiaron la imagen y lo auparon al poder, y eso que pocos días antes fue rechazado por el partido de Le Pen y gran parte de su propio partido. Intervienen en los grandes movimientos y cambios de presidente y de gobierno, como en Turquía en 1.996, en Italia en 2.004, etc. Antes de esos cambios, se produjeron reuniones de los líderes en las conferencias del Club”.

via -alertadigital

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s