La hipocresía de Europa al criticar a Venezuela sobre los refugiados


Como de costumbre, los medios de comunicación internacionales están condenando a Venezuela por las “violaciones de los derechos humanos”, mientras los verdaderos abusadores tienen pase libre.

En agosto, Venezuela comenzó una ofensiva contra las actividades delictivas en su frontera con Colombia, donde los paramilitares y los contrabandistas de bienes han debilitado mucho la seguridad y la economía interna del país. La medida fue ampliamente condenada en los medios de comunicación internacionales y en numerosas organizaciones gubernamentales. Mientras que los medios de comunicación privados presentan la medida de Venezuela como anti-Colombiana, la Unión Europea emitió una declaración reclamando que las acciones de Venezuela ponen “en riesgo la situación humanitaria en general, la seguridad y la estabilidad en la región fronteriza”.

“La escalada de la situación debe ser evitada. Soluciones mutuamente aceptables deben ser encontradas en el pleno respeto de los derechos humanos y garantizando el bienestar de la población local”, dijo el Servicio de Acción Exterior de la UE en un comunicado.

Irónicamente, la declaración fue emitida mientras estados miembros de la UE estaban llevando a cabo sus propias represiones fronterizas, y no contra criminales como los paramilitares y contrabandistas. En cambio, países como el Reino Unido, Hungría y demás estaban ocupados cerrando sus fronteras a una afluencia de inmigrantes y refugiados, entre ellos miles de personas desplazadas por las guerras patrocinadas por Occidente en países como Irak, Afganistán y Siria.

El contraste no podría ser más crudo: Venezuela, un país que por mucho tiempo ha acogido a refugiados colombianos fue condenado por tomar medidas enérgicas contra los delincuentes, mientras continuó dando la bienvenida a miles de refugiados. Europa, en comparación, reacios a aceptar incluso refugiados de sus propias guerras. Sin embargo, a Venezuela se lo presenta como el villano, mientras que la UE se presenta como un modelo para los Derechos Humanos. Tanto es así que en 2012 la UE como entidad recibió el Premio Nobel de la Paz.

Mientras tanto, las décadas de tradición de acoger a inmigrantes colombianos en Venezuela sigue siendo notada. Colombianos desplazados por la guerra civil de su país, por mucho tiempo han visto a Venezuela como un refugio seguro, y los venezolanos siempre han visto a los colombianos como hermanos y hermanas. Tanto es así que en 2004 el entonces presidente Hugo Chávez ofreció a los migrantes colombianos el derecho al voto y un camino rápido a la residencia. Los colombianos en Venezuela disfrutan libremente de los beneficios de las misiones sociales del Gobierno, que ofrecen educación y atención médica gratuita, junto con alimentos y vivienda fuertemente subsidiados. Los refugiados en muchas partes de Europa, con demasiada frecuencia, se enfrentan a largos periodos de detención y encuentran en las calles el sentimiento anti-inmigrante de una resurgente extrema derecha.

Tal vez es hora de reevaluar quien merece ese premio Nobel de la Paz.

infografxa_colombianos_en_venezuela.jpg_1209052369

via -telesur

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s