Grecia: ¿Referendum enterrado?


Syriza podría aceptar el ajuste y ceder ante presiones de Alemania y el Eurogrupo

El Eurogrupo (ministros de finanzas de la zona Euro controlados por Alemania), exige a Grecia que apruebe de forma inmediata, antes del próximo miércoles, un paquete de medidas de ajuste para poder iniciar una negociación y avanzar hacia un tercer rescate financiero y permitirle permanecer en la Eurozona. De lo contrario, amenazan con la posibilidad de una salida de Grecia, el llamado Grexit. Una controfensiva que podría enterrar el histórico referendum que dijo NO al ajuste de la Troika.

Las medidas están contenidas en un documento que ha comenzado a circular por la web (ver .PDF) como resultado de dos días de reuniones que culminaron este domingo en Bruselas.

Entre las medidas que Grecia debe tomar para que el Eurogrupo acceda al diálogo en primer lugar y de forma urgente, figura ampliar la base no imponible para aumentar los ingresos, racionalizar el IVA (extender su aplicación), acceder a modificaciones en sus estadísticas estatales, adoptar un nuevo código civil para agilizar principalmente los procesos judiciales, modernizar y reducir la estructura de la administración pública, y el lanzamiento de un nuevo plan de privatizaciones asesorado por la OCDE. Asimismo, se obliga a Grecia a tener que contar con la aprobación de los acreedores antes de que cualquier legislación de importancia sea sometida a consulta pública o parlamentaria.

Yanis Varoufakis, ministro de finanzas griego que estuvo durante meses al frente de las negociaciones con el Eurogrupo por parte de Grecia, quien renunció a su cargo luego del referéndum en ese país helénico que por más de un 60% dijo NO al plan de ajuste de la Troika, sostuvo en un reciente artículo que reproducimos en el sitio PIA, que Alemania busca en verdad la salida de Grecia de la Eurozona para disciplinar a Francia, el otro actor de peso en la Unión Europea.

El referido documento borrador, acordado por los ministros de finanzas de la Eurozona, a petición de Alemania y con clara oposición abierta de Francia, indica que “En el caso de que no se llegue a un acuerdo, se le ofrecerán a Grecia negociaciones rápidas para una salida de la zona euro, con una posible reestructuración de la deuda”.

En caso de que se avance en una nueva negociación, al parecer no habría quita de deuda para Grecia. Se indica solamente que se podrían incluir “periodos de carencia y alargar los plazos (…) si se implementan todas las medidas” requeridas.

El documento expresa los intereses de los acreedores. En el mismo se señala como condición para el diálogo que Grecia debe establecer un fondo de garantía por un monto de 50 mil millones de euros. El respaldo para ello serían bienes patrimoniales griegos, capital social, que sería progresivamente privatizado para reducir el monto de la deuda. Se indica asimismo que el país helénico podría necesitar entre 82 mil y 86 mil millones de euros entre el presente año y 2018. Gran parte de eso debe ser destinado a cubrir el vencimiento de pagos antes del fin de agosto de 2015. Se informa también que la banca que opera en Grecia necesitaría entre 10 mil y 25 mil millones de euros para recapitaliarse.

Luego del referéndum, a escala mundial se dijo que la pelota estaba en el campo del Eurogrupo. Grecia había hablado. Fieles a su postura de dominación, el Eurogrupo sin titubear tomó sus medidas y rápidamente devolvió el balón al campo helénico. Nuevamente, enterrado ya el referéndum, Grecia debe tomar una nueva decisión, que ya se ha sugerido como un giro de 180 grados respecto del histórico NO al ajuste de la Troika. Así lo dejó en claro Alex Stubb, ministro de Finanzas de Finlandia, otro de los países más críticos de Atenas: “La pelota está en la cancha de los jefes de Estado y de Gobierno del euro y posteriormente del Gobierno y el Parlamento de Grecia…todas estas condiciones deben ser aprobadas y cumplidas tanto por el Gobierno como por el Parlamento”.

El partido continúa. Pero ahora el tiempo corre rápido para Grecia. Otra vez los grandes poderes financieros establecen las reglas del juego. No se tendrá en cuenta si una salida de Grecia puede ser perjudicial para Europa, vale decir, si significa el fin de la llamada integración europea, si se desestabiliza el Euro como monera, o si la UE se ve minada políticamente. Tampoco importa que el pueblo griego, que ya no será el soberano en esta decisión, pagará con su esfuerzo la crisis financiera, porque el referéndum amaga con quedar en el pasado de las grandes odiseas griegas.

via -PIA

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s