¿Quién apoya a Podemos? Una radiografía de sus votantes


Desde la irrupción de Podemos, una de las preguntas recurrentes es quiénes son sus simpatizantes. Hay otras incógnitas que capturan aún más atención —quiénes les simpatizarán, cuántos serán, y qué supondría su gobierno si llega a producirse—, pero todas esas cuestiones atañen al futuro; son por tanto estupendas para ser discutidas, pero muy poco estupendas para ser resueltas. Sobre la primera, sin embargo, tenemos algunos datos. A continuación, actualizamos la radiografía de Podemos con datos de octubre, para averiguar cómo son sus simpatizantes.

¿Cómo son los simpatizantes de Podemos?

Lo que haremos primero es averiguar que sectores de la sociedad apoyan más al nuevo partido. Para ellos representamos el porcentaje de votantes y simpatizantes (*) que logra este partido en diferentes segmentos de población: por franjas de edad, niveles de estudios, tamaños de municipios y clases sociales. (Un porcentaje del 100% en, por ejemplo, el sector ’18 a 24 años’ significaría que todos los ciudadanos en esa franja de edad lo apoyan.)

Estos datos nos están señalando cómo son los simpatizantes de Podemos. Ofrecen una radiografía de sus características: son relativamente jóvenes, tienden a tener estudios y son más abundantes en la ciudad que en el campo. No parece haber grandes diferencias por clases social, aunque hay más partidarios de Podemos entre las clases altas y media-altas, y relativamente pocos en las viejas clases medias. No obstante, antes de elaborar más sobre el perfil de los votantes de Podemos, conviene compararlo con el del resto de partidos.

Los simpatizantes de Podemos y los del resto

Igual que hemos hecho con Podemos, ahora analizamos los cinco principales partidos de ámbito nacional. A continuación tenéis el perfil de los votantes/simpatizantes de cada partido según cuatro características: edad, nivel de estudios, tamaño de su municipio y clase social.

Y en el siguiente gráfico, los mismos datos pero en este caso normalizados. (Los datos están normalizados para poder comparar partidos con más o menos votos. Así, cada línea representa el ratio de votos que logra un partido en un segmento respecto a su media. Por ejemplo, un valor de 1,4 en el segmento ’18 a 34 años’ significa que en ese tramos de edad Podemos logra 1,4 veces más votos —un 40% más— de los que logra entre la población general.)

Se observan, claro está, diferencias sensibles. Respecto a la edad, vemos que hay dos patrones. El PSOE y el PP son partidos más ‘de gente mayor’, mientras que Podemos, UPyD e Izquierda Unida funcionan mejor entre los más jóvenes. Es decir, que si bien es cierto que Podemos es un partido de jóvenes, eso es igualmente cierto con UPyD e IU (aunque el nuevo partido logra porcentajes de votos y simpatías muchísimo mayores).

La variable campo-ciudad muestra otra vez los mismos dos patrones. El PSOE y el PP son más exitosos en los municipios pequeños (especialmente el partido conservador), mientras que UPyD, IU y Podemos tienden a ser más competitivos en las ciudades de más de 100.000 habitantes.

En cuanto a niveles de estudios encontramos ya más patrones. Podemos es poco popular entre aquellos sin estudios, igual que UPyD, y justo al revés que el PSOE. En cambio, Podemos es popular entre quienes tienen estudios superiores, más que el PP y mucho más que el PSOE, pero no tanto (en términos relativos) como UPyD e IU.

Podemos y clase social

En el último de los cuadros del gráfico anterior, lo que vemos es que el perfil de Podemos por clase social es bastante similar al de IU en términos relativos: más popular entre clases altas y medias-altas, menos entre viejas clases medias (autónomos y agricultores autónomos). Sin embargo, en Podemos la diferencia entre clases altas/medias-altas y clases medias asalariadas es menos acusada. El resto de partidos tienen todos perfiles distintos, y distintos también entre si.

Para completar este cuadro de la clase social (ya que, la verdad, las categorías del CIS no dejan muy satisfecho), podemos revisar los porcentajes de votos y simpatizantes que logra cada partido según la situación profesional de los encuestados.

El gráfico nos indica entre que colectivos es particularmente exitoso (o lo contrario) cada partido. Vemos que Podemos es popular entre profesionales por cuenta ajena (25% vs 10% de la segunda opción, el PSOE), obreros cualificados (28% vs 14%), trabajadores administrativos y de servicios (25% vs 13%), y estudiantes (23% vs 15%). También entre los parados (26%), aunque en este caso el PSOE no queda ya demasiado lejos (20%).

Podemos todavía logra bastante apoyo de comerciantes (20%), empresarios o ejecutivos (21%), aunque ahí el PP ya lo iguala o incluso supera (20% y 26%, respectivamente). Lo mismo le ocurre entre los obreros sin cualificación. Por último, los datos dicen también que hasta ahora Podemos ha resultado poco atractivo para los trabajadores domésticos, los agricultores y los jubilados.

Los datos corroboran (más o menos) esa idea de que Podemos está logrando ser transversal en lo que respecta a la clase social. Eso es algo que comparte con los dos grandes partidos, PSOE y PP, que también son capaces de lograr amplios apoyos entre personas en situaciones muy diferentes. Sin embargo, y dicho esto con la cautela a la que obligan los acontecimientos —Podemos acaba de llegar a las encuestas y la opinión pública—, el perfil de clase/situación de Podemos parece aún más transversal que el los dos grandes partidos. Mi impresión es que esto es, en cierto modo, natural. PP y PSOE se han enfrentado durante décadas y es normal que en el equilibrio eso se refleje en cierto reparto de los intereses y preferencias —PP es una coalición donde, por ejemplo, abundan los empresarios, mientras que el PSOE aglutina más agricultores y obreros—. Podemos no solo no ha participado (aún) de ese equilibrios, sino que además se presenta como una alternativa a ambos, un argumento necesariamente transversal.

Conclusión

Hemos visto algunas de las características de los votantes de Podemos y las hemos comparado con el resto de partidos. Como se ha escrito ya mil veces, la encuesta de octubre fue muy favorable para la formación de Pablo Iglesias. Su partido es ahora mismo muy popular. Lo es sobre todo entre los jóvenes, los “estudiados” y los estudiantes. En la ciudad. Entre profesionales asalariados, entre los obreros cualificados y los trabajadores del sector servicios. Hemos visto qué características tienen sus simpatizantes, pero no cómo se definen políticamente, cuestión pendiente para más adelante. Recordemos, eso sí, que Podemos crece desde el centro de la izquierda.

(*) Nota. En este artículo me refiero a votantes y simpatizantes como la misma cosa porque la variable que he usado es la denominada “voto+simpatía” del CIS. Esta variable es útil para los propósitos de este artículo, aunque no es una buena predicción del voto (hacer predicciones ahora mismo es una pesadilla).

via politikon.es

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s